Un estudio demuestra el incremento de la tasa de celíacos
hospitalgeneralalicanteComer sin gluten cada vez es más frecuente en las familias españolas... y es que la enfermedad celíaca está aumentando entre los menores, según un estudio que han realizado pediatras de la provincia de Alicante. El Grupo de Trabajo de Gastroenterología Pediátrica, donde participan todos los hospitales alicantinos, ha analizado la enfermedad a partir de una base de datos de pacientes que abarca desde 1988 y hasta 2007, en una investigación que ha durado dos años y ha permitido conocer, por primera vez, la incidencia de una enfermedad sobre la que cada vez se cuenta con más medios diagnósticos. Según el coordinador del estudio, el doctor Fernando Clemente, se han confirmado 664 casos de celíacos en menores en el considerado como mayor estudio que hasta el momento se ha llevado a cabo en el ámbito provincial. Esto supone una tasa de un niño celíaco por cada 317-350 menores en dicha provincia, una cifra que se ha puest de manifiesto en el congreso de la Sociedad Española de Gaestroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica que se celebró en la ciudad.
El también responsable de la unidad en el Hospital General de Alicante, y médico adjunto del servicio de Pediátrica, y su homóloga en el Hospital de San Juan, Mercedes Juste, puntualizan que una de las teorías de este aumento de niños afectados es que hay más diagnósticos gracias a que ante las mínimas sospechas los pediatras están realizando las pruebas permitiendo, además, confirmar casos que no presentan los síntomas típicos. Los resultados del estudio han permitido conocer la prevalencia, pero desconocen si hay más afectados según las comarcas en las que residan.
El cambio en los hábitos alimenticios por la intolerancia al gluten en una cultura como la mediterránea es difícil de llevar a cabo. Si se tiene en cuenta que el 80 % de los alimentos contiene gluten -según un estudio de la Federación de Celíacos de España (Face)-, los afectados lo tienen un poco complicado a la hora de mantener una dieta estricta y controlar el etiquetado de todos los alimentos.
El especialista reconoce que, aunque en los últimos años se ha avanzado, todavía queda por hacer. Faltan ayudas y en los comedores escolares los padres deben estar pendientes. Por ello, la crisis puede ser un factor de riesgo al no poder asumir los costes económicos, sobre todo, entre las familias que tienen más de un hijo celíaco.
Los niños se adaptan con mayor facilidad a estos cambios alimenticios y son los adolescentes y los adultos los dos colectivos que, según Clemente, se pueden saltar la dieta, lo que supone un riesgo para su salud.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Investigación