Las asociaciones de celíacos se vuelcan para aliviar las dificultades de sus socios provocadas por el confinamiento

Los límites a la movilidad con el confinamiento en casa y el cese de buena parte de la actividad laboral condicionan el día a día de cualquiera, pero si además se padece celiaquía, estos problemas se multiplican. Para superar esta situación, las asociaciones de celíacos de toda España están poniendo en marcha una serie de iniciativas como talleres, cursos o guías informativas, eso si, de forma on-line, con el objetivo de mantener informados y formados a sus asociados y resolver sus dudas relacionadas con la situación que estamos padeciendo.

Uno de los efectos colaterales que está mostrando la epidemia del coronavirus, y que en las organizaciones de celíacos se esfuerzan en paliar es la falta de existencias de los productos que necesitan los celíacos, lo que complica su nutrición. Si ya movidos por las dietas y el deporte, muchas personas no celíacas compraban productos sin gluten pensando que les hacía bien a su nutrición, ahora parece que ese efecto se ha afianzado con el confinamiento y la gente está arrasando con todo en slos supermercados.

De esta manera, en las estanterías de los supermercados y tiendas de alimentación no solo se acaba la harina, el pan rallado, el pan de molde, la levadura, sino que ni siquiera es fácil encontrar clara de huevo, leche de soja o incluso harina de maíz, y eso por no hablar de los productos comercializados específicamente para celíacos. Esto se debe, entre otros factores, a un repunte de la cocina clásica y especialmente de la repostería.

El hecho de que la harina flaquee hace que se busquen alternativas como la harina de maiz; y si no queda pan de molde normal, también vale el que no lleve gluten. Esta situación genera un problema serio a los celíacos, ya que a falta de esos productos ellos no pueden comer, una situación que están tratando de atajar desde las distintas asociaciones lideradas por la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE).

La situación es tal que desde estas asociaciones de celíacos están lanzando llamamientos a través de los medios de comunicación y de las redes sociales para pedir a la gente que no abuse de los productos sin gluten, advistiendo que quienes más sufren la situación son las familias que tienen niños pequeños, porque tampoco hay galletas, yogures y otros productos que suelen consumir los más pequeños.

Y aunque los enfermos de celiaquía o sus familiares dispongan de un salvoconducto especial que les permite desplazarse si es necesario a otro lugar de la ciudad o a otra localidad para buscar alimentos, para lo cual deben llevar encima el carnét de socio de su asociación o un informe médico que acredite que la persona es celíaca y necesita comprar productos de primera necesidad, esto no deja de suponer una incomodidad para ellos.

Este salvaconducto se ha conseguido después de una reclamación que la FACE presentó ante el Defensor del Pueblo que comprobó que estas personas estaban siendo multados por realizar la compra en supermercados o establecimientos alejados de sus domicilios habituales. Este salvoconducto ha aliviado la situación de los celíacos, pero su situación no deja de ser incómoda.

Tando la FACE como las diferentes asociaciones que la integran siguen estos días pensando como hacer la vida más fácil a sus asociados, que están especialmente afectados por la situación, y confían más que nunca en la colectividad para salir de apuros.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones

Más noticias