Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los celíacos.

Cuando una dieta sin gluten es un obstáculo para socializar en los jóvenes

Los padres de los adolescentes celíacos van perdiendo poco a poco el control de la dieta de sus hijos cuando estos empiezan a salir con sus amigos, lo que suele provocar que las tasas de seguimiento de la dieta sin gluten sean más bajas, debido a que los más jóvenes suelen percibir esa dieta como un obstáculo para socializar, que incluso hace que se puedan sentir estigmatizados.

A esto se suma la existencia de los celíacos asintomáticos, que son aquellos diagnosticados que no sienten molestias al consumir gluten, por lo que son más propensos a descuidar su dieta.

Eso por no hablar de las salidas escolares y los campamentos, que pueden suponer un desafío para estos primeros momentos de ocio de los niños celíacos, que sienten su enfermedad como una limitación.

En este sentido, según relata el diario ABC, la experiencia nos dice que cuanto más pequeños reciben el diagnóstico, más sencilla es su adaptación a la alimentación sin gluten, llegando incluso a asumir sin mayores dificultades las normas básicas de su dieta como innatas, a través de su educación. Por contra, cuando existe un diagnóstico tardío en edad más avanzada puede ser más compleja la adaptación a la nueva realidad sin gluten.

En ambos casos es fundamental una comunicación continua entre los padres y los especialistas médicos, una comunicación que debe producirse lo antes posible y de forma clara, respondiendo siempre a las dudas e inquietudes del pequeño. No obstante, el mensaje no ha de quedarse únicamente en casa, y se debe involucrar en el aprendizaje a todo el entorno de los niños, incluidos familiares, amigos, profesores, entrenadores, monitores de actividades extraescolares…etc., quienes deben conocer desde el inicio aspectos básicos de la celiaquía y su dieta con el fin de evitar confusiones y reforzar los mensajes ante el niño y sus compañeros de colegio.

Una forma de normalizar la celiaquía en una clase y de inculcar al niño el seguimiento de una dieta celíaca desde pequeño es incluir una pequeña caja con dulces sin gluten en la clase para el momento en el que haya una celebración. De esta manera se aportan opciones sin gluten a disposición del pequeño para que pueda unirse a la celebración, lo que se convierte en una manera de que se sienta involucrado en cualquier tipo de actividad social y no sienta que la celiaquía es una desventaja que le pueda hacer sentirse diferente.

Además, resulta fundamental una comunicación clara y continua con el entorno del niño, así como contar con material adaptado para cada etapa, cocinando en familia, yendo juntos a la compra o aprendiendo a interpretar las etiquetas. Esta educación temprana permite que el niño entienda que no todos los alimentos son aptos para su dieta.

Los expertos recomiendan no crear una «burbuja sin gluten»; es decir, esconder los alimentos con gluten del resto de la familia para que el niño no tenga acceso a ellos; sino más bien al contrario, es importante mantenerlos en casa para enseñarle a distinguir entre lo que puede comer y lo que no, lo que ayuda a que el niño entienda que, fuera de casa, debe ser responsable con su dieta y seleccionar los alimentos que pueda tomar.

Además, es recomendable que el niño lleve siempre consigo algún tentempié, por si resultase complicado encontrar productos sin gluten cuando se encuentre fuera de casa.

Por otra parte, los expertos aconsejan asegurarnos de que el entorno del niño, incluidos amigos y compañeros de colegio, conozcan que es celíaco, de forma que se minimiza el riesgo de que, por olvidos o confusiones, el niño pueda sentirse excluido o diferente.

De esta manera, en sus primeras reuniones con amigos, los niños o adolescentes deben seguir unas simples normas de seguridad que incluyen reglas de limpieza, evitar compartir utensilios de cocina o preparar primero todos los platos sin gluten. No obstante, si no se puede garantizar estas medidas de seguridad, siempre se puede disponer de formatos individuales o monoporción para que el celíaco abra en el momento de su consumo.

En el caso de las comidas o cenas en restaurantes, lo importante es informarse con antelación y elegir un establecimiento avalado por alguna asociación de celíacos. De este modo, se garantiza que todos van a disfrutar de una comida sin preocupaciones.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones

Más noticias