La gran inflación provocada por la subida de precios de casi todo en nuestra país, también afecta a los celíacos, y de qué manera... a juzgar por el último Informe de Precios elaborado por la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE), en el que se estudia con carácter semanal, mensual y anual el gasto extra que supone para una persona celíaca seguir una dieta sin gluten.

 

De esta manera, el Informe de precios sobre productos sin gluten 2022 muestra un año más que las personas celíacas soportan de media 845,2 € más en su cesta de la compra que las personas que no padecen esta enfermedad; aunque si hubiera que destacar algo de esta revision de precios de productos sin gluten, esto es que el gasto anual destinado a la compra de este tipo de productos en 2022 ha aumentado 86,97 €, o sea, más de un 10 %.

Para realizar este estudio se han tomado como referencia los productos específicos (pan, pasta, harinas panificables, pan rallados, etc.) ya que son los responsables de la diferencia económica entre una dieta con y sin gluten. Para ello se han utilizado alimentos presentes en la Lista de Alimentos Sin Gluten 2022. Es importante recalcar que para el estudio se ha realizado un muestreo amplio, eligiendo en cada caso productos de precios elevados y marcas reconocidas, marcas de precios intermedios y marcas blancas.

Entre las conclusiones de este documento destaca que el valor económico de los alimentos es significativamente superior en los productos sin gluten, encontrándose una mayor diferencia en las magdalenas y el pan rallado, productos que se suelen utilizar de manera frecuente. Estas diferencias suponen un incremento considerable en los gastos destinados a alimentación en una familia media donde haya una persona que deba seguir una dieta sin gluten, una cantidad que puede verse duplicada o triplicada, teniendo en cuenta el carácter genético de la patología que podría hacer que varios miembros de la familia padecieran la enfermedad.

Los resultados obtenidos en este estudio evidencian la realidad que se vive en España, donde la inflación se ha disparado sin control y donde el valor de la cesta de la compra se incrementa cada día más, hasta el punto de que el Índice de Precios de Consumo (IPC) ha cerrado el año pasado en 6,5 %, según el dato definitivo del Instituto Nacional de Estadística (INE), siendo el nivel más alto registrado desde Mayo de 1992.

La inflación ha tenido su inicio en España en la pasada primavera, cuando el IPC sobrepasó en abril la barrera del 2 %, y aunque se trata de una subida de precios que se ha extendido por todo el mundo desde que hemos entrado en pandemia de Covid-19; y afecta a toda la población, es especialmente sinsible entre el colectivo celíaco y en el ámbito de la distribución del mercado de productos sin gluten.

Desde la FACE y las asociaciones de celíacos que la integran han advertido de que se hará uso de los datos obtenidos en este informe para reclamar la atención de las autoridades correspondientes ante la fragilidad que vive el colectivo celíaco, debido al elevado coste de los productos sin gluten.

Los productos específicos con mayor diferencia de precio en comparación con los productos con gluten son: pan tostado, pan rallado y harina de panifi cación, al tiempo que se evidencia una mayor tendencia a igualar los precios entre los productos sin gluten y los productos con gluten en relación a los cambios vistos en los últimos años. Con todo, la diferencia existente entre la adquisición de productos con y sin gluten se mantiene elevada, situándose en 845,20 €/año extra para el colectivo celíaco, un incremento de precios que ha afectado de forma negativa a todos los productos del mercado, ya sean con o sin gluten.

Organizaciones

More Articles