Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los celíacos.

Amaranto, un pseudo cereal sin gluten que empieza a imponerse entre los celíacos

El amaranto es un pseudocereal sin gluten con múltiples propiedades, apto para ser consumido por celíacos y diabéticos, y una fuente de proteína para quienes siguen una dieta vegana y vegetariana.

Este producto se cultiva en zonas de clima templado y cálido, sobre todo en el Centro de Sudamérica, donde se aprovechan sus hojas y semillas como alimento, y dode lleva consumiéndose desde hace miles de años, hasta el punto de que se tiene constancia de su empleo para la alimentación ya por los pueblos precolombinos y aztecas, que lo utilizaban en sus ritos religiosos.

Se trataba entonces de un alimento de gran consumo y muy apreciado, algo que se ha mantenido en la actualidad en esas zonas; y poco a poco se va extendiendo por el mundo y ganando adeptos por sus múltiples propiedades.

Este pseudocereal está a caballo entre los cereales y las legumbres, por lo que posee propiedades de ambos, siendo un grano muy resistente a las sequías, con un gran rendimiento agrícola y rico en proteínas y minerales, lo que hace que esté considerado uno de los vegetales con un potencial alimenticio mayor de cara a los humanos.

Al rededor del 17 % del contenido del amaranto son proteínas que contienen todos los aminoácidos esenciales para nuestro cuerpo exceptuando la leucina; de esta manera contiene un 7 % de grasas buenas, y es rico en minerales como el calcio, potasio, magnesio y fósforo, y oligoelementos. También es una buena fuente de vitaminas del grupo B y antioxidantes como los compuestos fenólicos.

Contiene escualeno, una sustancia antioxidante muy beneficionsa para la piel, el intestino y el sistema circulatorio; al tiempo que un 59 % de su contenido son carbohidratos en forma de almidón, por lo que presenta un índice glucémico bajo y puede ser consumido por diabéticos. Destaca además el hecho de que no contiene gluten, por lo que pueden consumirlo las personas con esta intolerancia.

Su contenido en antioxidantes le hace ser eficiente para la neutralización de los radicales libres del oxígeno, por lo que consumir amaranto conlleva cuidar nuestras células gracias a que es un aliado para la reducción del estrés oxidativo. Además, es un alimento saciante comparado on otros como el arroz o las pastas, en cuya sustitución, aporta una mayor cantidad de nutriente como proteínas, grasas buenas, minerales y vitaminas que ayudan a saciar el apetito. De esta manera, se convierte en el alimento ideal para quienes padecen de hambre continuamente.

La semilla de amaranto tiene un olor intenso al cocinarse y su sabor también es fuerte, por lo hay quienes prefieren consumirlo mezclado con otros alimentos. Así las cosas, se puede cocinar como si se tratara de arroz, hirviéndolo para realizar guisos, ensaladas, acompañamientos, rellenos de verduras, croquetas, etc.. recetas frías o calientes y recetas saladas o dulces, siendo por lo tanto un alimento muy versátil.

La harina de amaranto es una buena opción para utilizar como espesante en sopas o realizar croquetas y albóndigas... y aunque no es una harina panificante, puede utilizarse en recetas de repostería como galletas o tortitas. Para obtener esta harina solo hay que moler las semillas en casa con un molinillo o trituradora, aunque si se pretende elaborar bizcochos o recetas que se leven, debe usarse mezclado con otras harinas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Productos